Innovaciones de la domótica
Hoy en día, y gracias a la gran capacidad de procesamiento de los dispositivos actuales, la domótica ya ayuda al hombre a mejorar su calidad de vida. Sólo hay que investigar un poco para descubrir que ya existen aplicaciones domóticas inalámbricas y controlables para manejar bombillas, interruptores, televisores, persianas, sistemas de climatización, todo tipo de electrodomésticos, etc.

Todo ello, programándolo para un horario concreto o para que respondan ante cualquier tipo de señal exterior.
A continuación, se detallan una serie de retos que existen en el ámbito de la domótica para que definitivamente se implante como una evolución definitiva y aplicable en el día a día de cualquier persona.

Un control humanizado y unificado
Uno de los grandes problemas actuales de la domótica es la falta de un sistema íntegro estandarizado para agrupar bajo un mismo tipo de hardware y software todas las aplicaciones domóticas disponibles, para conseguir una buena conectividad. Esto, además de ser costoso, implica un alto conocimiento técnico para su implantación que queda fuera del alcance del usuario medio y resta competitividad a estas tecnologías. Sin duda, el día que se llegue a estandarizar todos estos procedimientos y tecnologías de una forma sencilla, se convertirá en un elemento clave para la difusión e implantación de la domótica en la mayoría de los hogares.
Otro de los retos que se persiguen es humanizar lo máximo posible la domótica. Actualmente, las interfaces de comunicación entre las aplicaciones y el hombre son interfaces tradicionales como mandos a distancia, aplicaciones informáticas a través de tablets o smartphones, etc.
Para conseguir esta humanización, uno de los objetivos es el reconocimiento de voz. Ya se ha demostrado la bondad de estas aplicaciones (por ejemplo, Siri en iOS) pero falta dar el salto a la domótica. Sin embargo, todavía nos encontramos lejos de llegar a un nivel aceptable de reconocimiento de voz por parte de los sistemas domóticos y tardará unos años aún en estar preparados para su implantación estos sistemas de reconocimiento vocal.

Un nuevo asistente digital robótico.
El siguiente paso natural al punto anterior es la creación de asistentes centralizados que dirijan los hogares y todas sus partes interconectadas.
Los primeros asistentes serán virtuales, serán sistemas informáticos y nos podremos comunicar con ellos a través de interfaces gráficas. Seguirán instrucciones y actuarán en consecuencia de nuestros estados de ánimo.
Más tarde llegará la gran revolución: los asistentes digitales robóticos. Para esto todavía quedan más de 15 años, pero supondrá sin ninguna duda el salto definitivo de la domótica a nuestros hogares. Nos encontraremos con máquinas inteligentes moviéndose libremente por nuestros hogares atendiendo nuestras órdenes. De hecho, ya hay empresas que están trabajando en prototipos con el objetivo de comercializarlos en la próxima década. Sin duda, necesitarán estar listos y bien programados (ya se está investigando nuevas redes de comunicación específicas para máquinas) para desenvolverse sin problemas en el día a día de nuestros hogares comprendiendo las situaciones que les rodeen en cada momento y esto frenará en cierta manera su incorporación al mercado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia en la navegación en nuestro sitio web. Leer más sobre nuestra política de cookies.

Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra Política de Cookies.